El Pensamiento de Buenaventura Luna

Eusebio de Jesús Dojorti, popularmente conocido como Buenaventura Luna, fue un destacado folklorista sanjuanino nacido en 1906 en Huaco y fallecido en 1955 en la ciudad de Buenos Aires. Pese a que éste es su perfil más conocido, su trayectoria pública tuvo muchas otras facetas: fue militante político, periodista, escritor costumbrista; creador, director y productor artístico de grupos de música nativa; libretista y animador de sus propios programas radiales; poeta, músico, letrista y recitador. En cada una de estas áreas puede rastrearse una rabiosa piedad política por el semejante, por el hombre y la mujer humildes del país argentino, por la Justicia Social. Este blog intentará dar cuenta de la originalidad y la riqueza que Dojorti/Luna desarrolló en su infatigable laborar en el ámbito de la Cultura Popular: una reflexión que puede enmarcarse dentro del Pensamiento Nacional pero también, y a la vez, un pensamiento propio. Un Pensamiento Dojortiano.

jueves, 3 de enero de 2013

Vallecito, el poema que Manuel J. Castilla le escribió a Buenaventura Luna






Buenaventura Luna fue uno de los percusores, encargado de abrir un surco por el que luego transitarían otros muchos poetas mayúsculos del país argentino. Sentimos que acabamos de decir mucho y muy poco a la vez porque semejante audacia artística -la feroz osadía de intentar siquiera la dignificación literaria, poética, filosófica y musical del canto nativo-, no es sino la parte visible de una profunda reflexión sostenida al calor del devenir -siempre difícil- de la Nación Argentina. Y es que la una no puede sostenerse sin la otra, y cualquier intento en ese sentido ya nace mocho; es decir: la verdadera audacia artística siempre va unida a un hondo pensar acerca del devenir argentino, y el genio de Buenaventura Luna consistió en abrir para sí mismo -y para todos los que vinieron y vendrán- un camino preñado de poesía rumbo al imperecedero canto y su luz eternizada.

Éste es, entonces, su legado, y sus herederos son una lista de nombres siempre en aumento: una pródiga lista de nombres como añiles resplandores en el cielo de los hombres que anhelan sus versos y cantan sus canciones. Nombres de hombres como Manuel J. Castilla, capaces de escribir –sobre el cuero de una mulita- las palabras que la voz de otro gran poeta se merecía:


                                                          Vallecito
                                                                                              A Buenaventura Luna.
                                               La canción del Vallecito
                                               quién la pudiera cantar,
                                               la madre cerca del fuego
                                               y el hombre dele llorar.

                                               Buena ventura la luna
                                               si vas cantando te da,
                                               Buenaventura la madre,
                                               madre y canción dónde están.

                                               Ay, guitarrero, guitarra,
                                               guitarra de lagrimear,
                                               San Juan ardido en las viñas
                                               y Huaco puro alfalfar.

                                               Guitarrero, guitarrero
                                               dónde tu voz, dónde está.
                                               Buena ventura lunita,
                                               lunita dámela ya.

                                               Lejos se queda mi valle
                                               clarito de soledad;
                                               el algarrobo, los vientos,
                                               y la canción de llorar.

                                               Cuando me toma la noche
                                               solito me sé quedar
                                               y a la copla sangre adentro
                                               le da por iluminar.

                                               Guitarrero, guitarrero,
                                               guitarra de trasnochar,
                                               cuando se duerma mi mano
                                               el vino te tocará.

                                               Buena ventura la luna,
                                               Buena ventura te dá,
                                               dame tu buena ventura
                                               lunita y tu claridad.
           
            Bs. Aires                                                                              Castilla
            3 Julio 55